La salud del bolo palma

Mas vale tarde que nunca. Llevaba tiempo anunciando que iba a comenzar a debatir las “cuatro cosas” y por fin he tenido tiempo para coger la primera por los cuernos. Sin más preámbulo, esta fue la primera de las cuatro cosas:

Es incierto lo del abandono y la incuria con la tercera y no por mucho repetirlo se puede convertir en verdad .Hasta ahora y que yo sepa, y lo sé muy bien, el circuito de tercera se sostiene gracias a las subvenciones de 900 euros por concurso que da la Cántabra y las ligas y las peñas se sostienen gracias al apoyo institucional que  dan la FCB, el Gobierno de Cantabria, a través de la Dirección General de Deportes de la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte y determinados  Ayuntamientos y al generoso esfuerzo de personas  concretas entre las que me incluyo y que se  podrán legítimamente sentir ofendidas si oyen que no se hace nada por la Tercera. Algo se hace , no lo dudes. Es en el marco de las jornadas técnicas correspondientes y con el refrendo y la autorización de los legítimos representantes de la Asamblea de la Federación Cántabra donde se tienen que discutir y aprobar las medidas que se consideren oportunas para la promoción de la categoría.

Esta es la primera de las cuatro cosas que cierta persona prometió decirme. Iba a esperar hasta leer o escuchar la cuarta, pero eso parece que va a enfriar el debate. Y como esa no es mi intención porque siempre defendí que el cruce de ideas y argumentos enriquece a las personas, procedo a replicar la primera mientras aguardo ansioso la última.

La tercera categoría

Para comenzar tengo que pasar el plumero para quitar cierto polvo demagógico que se asienta en la superficie: cualquiera que me conozca sabe que cuando digo que no se hace nada por la tercera categoría del bolo palma (entendida como la base de este deporte) no me refiero a las personas que desinteresadamente aportan su esfuerzo personal para mantener la actividad de la misma. Merecen todo el respeto y apoyo del mundo porque son los verdaderos pilares del bolo palma

Primero fueron los bolos, luego vinieron los políticos y por último las federaciones. Los bolos exisitieron antes que las instituciones y, si las instituciones dejan de tratar de impedirlo, existirán a pesar de ellas gracias, precisamente, a las personas que trabajan por ellos. Espero que haya quedado claro.

Cuando digo que no se hace nada, no me refiero a las personas, sino a las instituciones. Dan 900 euros…. ¡cuidado! ¡qué sensacional medida! Toma 900 euros y búscate la vida. Mi primera duda ¿los mantendrán el año que viene? Si no me equivoco, la cifra de 900 euros obedece a unas circunstancias concretas, era la zanahoria por si el palo no funcionaba. Ahora que se ve que el palo funciona, la zanahoria sobra.

Evolución de la participación en el Memorial Quico Galuza de tercera

¿Para qué sirven las medidas si no se mide su eficacia? Pues no sirven para nada. Comprobemos si no, la efectividad de la medida estrella: la subvención directa en la actividad de la tercera categoría de bolo palma. Y empleemos para ello el que viene siendo tradicionalmente el primer concurso de bolo palma de tercera de la temporada, el que tú, pacientemente organizas. Estas son las cifras oficiales de participación del mismo en el período 2004 – 2010

AÑONÚMERO DE PARTICIPANTESVARIACIÓN

ANUAL

VARIACIÓN

GLOBAL

(2004 = 100)

2004235100 %
2005216– 8.09 %91.91 %
2006196– 9.26 %83.40 %
2007184– 6.12 %78.29 %
2008140– 23.91 %59.57 %
200918733.57 %79.57 %
2010170– 9.09 %72.34 %

 

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

 

Es decir, las medidas adoptadas para la tercera categoría del bolo palma han provocado un descenso del 27.66 % en siete años. Gráficamente esta es la evolución de la participación en el primer concurso de bolo palma  de la temporada en tercera categoría.

Grafica concurso bolos tercera san felices

 

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Número de jugadores en el circuito de tercera categoría

Pero para que nadie me pueda acusar de decir que eres tú el que hace las cosas mal, ahora toca analizar alguna variable mas. Midamos la evolución del número de jugadores que, en algún momento del año, han disputado al menos un concurso del circuito de tercera categoría de bolo palma. A ver qué obtenemos.

AÑONÚMERO DE PARTICIPANTESVARIACIÓN

ANUAL

VARIACIÓN

GLOBAL

(2004 = 100)

2004354100 %
2005331– 6.50 %93.50 %
2006314  (*)– 5.14 %88.70 %
2007294 (*)– 6.37 %83.05 %
2008274– 6.80 %77.40 %
200930410.95 %85.87 %
2010280– 7.89 %79.10 %

 

(*) Estimados por falta de datos, en base a la media podada (1.6) de jugadores que participan en total con relación al número de participantes en el primer concurso del año.

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

 

Es decir, en siete años, la participación global ha experimentado un descenso del 20.90%. En términos gráficos la evolución es la siguiente:

Grafica de participacion en concursos de tercera de bolos

 

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Número de peñas bolísticas en tercera categoría

Y como no hay dos sin tres, creo que debemos medir la evolución de otra variable para obtener una visión exacta y global: el número de equipos que han disputado la liga de tercera categoría de bolo palma.

 

AÑONÚMERO DE EQUIPOSVARIACIÓN

ANUAL

VARIACIÓN

GLOBAL

(2004 = 100)

200483100 %
200576– 8.43 %91.57 %
200676091.57 %
200771– 6.58 %85.54 %
200866– 7.04 %79.51 %
200962– 6.06 %74.70 %
201061– 1.61 %73.49 %
201155– 9.83 %66.26 %

 

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Lo que significa que esta variable se ha desplomado un 33.74 % en el período estudiado. Gráficamente:

Elaboración propia. Fuente:www.maderadeser.com

Conclusiones

Resumiendo esta primera fase de análisis, imprescindible en cualquier proceso de toma de decisiones, las tres variables estudiadas presentan un descenso medio de la actividad de bolo palma en tercera categoría de alrededor del 27%.

Por eso me reafirmo en lo dicho. Hacer por hacer es no hacer nada. Y eso es lo que actualmente ocurre con la tercera categoría de los bolos. Lo que se hace no funciona y, sin embargo, las líneas de actuación se mantienen. Lo he dicho en muchas ocasiones: el primer paso para resolver un problema es reconocer su existencia. Coger el toro por los cuernos: ¡Señores! ¡Cada vez juega menos gente a esto! En ese instante comenzaremos a sellar la hemorragia.

Sin embargo, por motivos que escapan a mi entendimiento, ese primer paso no se da. De decrecer a un ritmo del 5 % anual, deberíamos pasar primero a frenar la caída, para tratar de crecer a un ritmo constante y modesto. Pero no. Parece que el enfermo ha sido deshauciado y solo queda aplicarle los paliativos correspondientes para que no sufra y muera feliz en la ignorancia de su enfermedad.

La última prueba empírica del futuro que actualmente aguarda a nuestro deporte: la categoría que registra mayor incremento de actividad es la de veteranos: de nueve equipos en 2010 pasamos a trece en 2011. ¿Los bolos gozan de buena salud?

¿Soluciones? Próximamente. ¿Qué se tomen en cuenta o tan siquiera se valoren? No me corresponde a mi decidirlo, sino a la ya no tan soberana Asamblea de los bolos. Ahora muchos me tacharán de sofista o demagogo en lugar de perder diez minutos de su tiempo en analizar los datos que acabo de presentar que no reflejan otra cosa que la pura realidad del bolo palma. Y mientras pierden su precioso tiempo en criticarme, otro 5 % caerá para 2012.

Actualización con datos hasta 2018

Deja un comentario

Cerrar menú