Más tarde de lo previsto, pero al fin se produjo el relevo en la Federación Española de Bolos. Tras la “moción interruptus” por la dimisión de Óscar Gómez Morante, que solo ha servido para que alguien me deba un café, que sigue pendiente de fecha, habemus presidente. Don José Luis Díaz de Rojas. Ingeniero de caminos, canales y puertos. Un ingeniero de los de verdad, no de los de ahora. Jalonan su curriculum múltiples títulos de Director (Acciona, Isolux, Coprasa). Ya jubilado, compagina su nuevo cargo electo con el miembro del pleno de la Cámara de Comercio de Madrid, representando a una agencia de publicidad. El que quiera saber más que busque un poco en Google.

¿Qué se encuentra?

Aunque digan que agua pasada no mueve molino, en este caso si que las turbias aguas pasadas han convertido la F.E.B. en un cenagoso charco. ¿estará dispuesto el nuevo presidente a mancharse los zapatos, no ya de barro, sino de mierda? Eso lo vamos a ver con el tiempo. Aunque todo hace pensar que o aún no se ha ubicado completamente, o no sabe donde está pinado. Y ya sabemos lo que toca cuando un bolo pina fuera de la estaca, no juega bien. Así que le toca al pinche darle media vuelta.

Con tan amplia experiencia y el tiempo libre que le otorga su jubilación, debemos agradecerle que dedique su tan preciado tiempo a asuntos más importantes que la contemplación de obras y zanjas. Gracias por su tiempo. Mi consejo, no lo malgaste. Seguro que sabrá qué es la utilidad marginal. Aplíquese su ley decreciente y aproveche el tiempo, ya que cuanto más lo consuma, menos beneficio le reportará.

¿qué le aconsejo?

Voy a ser bueno, siempre lo soy. Por ello voy a darle media vuelta al primero. Luego él que haga lo que le dé la gana. Es mayorcito, cada quién que decida si demasiado, y habrá batallado en muchos despachos. Así que, si no quiere que esta última etapa sea un borrón en su brillante carrera, déjese, si lo desea, aconsejar. Yo ya he estado allí antes que usted. Así que, de licenciado a ingeniero:

  • Primero, la F.E.B., aunque así haya parecido durante muchos años, no es el cortijo de unos pocos. La F.E.B. es mucho más que bolo palma y sus manejadores. Es la casa de todos aquellos que jugamos a esto de los bolos. Empiece por cambiar esa imagen de señorito andaluz con la que se relaciona a la figura del presidente de la Federación Española de Bolos.
  • Segundo, recuerde que los elefantes suelen generar grandes destrozos en las cacharrerías
  • Trate de ver más allá de sus narices y, sobre todo, desconfíe de aquellos que le han llevado de la mano al borde del precipicio. Piense, por un instante, que si el cargo fuese una perita en dulce, no se la hubiesen puesto en bandeja. Y piense que, desde Cantabria, entre la bruma y la lejanía, la imagen de la FEB llega muy distorsionada. Si a esto le añadimos que los mensajeros tienen intereses, todo lo que le han contado tiene un 99 % de fantasía y tan solo un 1 % de realidad. Y ese 1% real, es que la FEB se muere. Cuídese de no pasar a la historia como el último presidente por el capricho de unos pocos interesados.
  • Es de bien nacidos ser agradecidos. Esto ya lo habrá aprendido en su dilatada carrera. A los que lo han llevado al cadalso no les debe nada. Demuestre su gratitud con aquellos que lucharon por destapar lo que le ha permitido lucir su flamante nuevo cargo.
    Y ya, entrando en materias más concretas
  • Las auditorias cuestan dinero. La FEB se somete todos los años a una. No dilapide recursos para que cualquier “auditor” firme una opinión redactada por un junior en prácticas que en su vida auditó una entidad privada de utilidad pública. ¿Acaso no es consciente de que los técnicos del CSD no tienen el culo pelado ya de auditar Federaciones Deportivas y saben perfectamente dónde, cómo y cuando se evapora el dinero?
  • Muchos luchamos hace años por dar sentido a la Federación Española que, de rebote, usted preside. No nos falte al respeto tratando de remover la mierda pasada de los campeonatos interplanetarios que algunos se sacaron de la manga para distraer a los ilusos. Se debe a la FEB, única entidad reconocida para promover y organizar Campeonatos de España. De los buenos, de los de verdad. Así que deje la mierda tranquila en el cajón que le toca ocupar.
    Y, por último, pero no menos importante
  • Fíese de la gente que le rodea, no de la que le ha empujado. Nadie conoce mejor la federación que aquell@s que llevan años sufriendo a sus presidentes.

Así que como usted demostró científicamente, el garbanzo común cuece mejor que el pedrosillano y absorbe mejor aromas y sabores. Sea usted garbanzo común, déjese cocinar y absorba todo lo que le rodea en el puchero. No termine cual garbanzo pedrosillano sin cocer, siendo una incómoda china en el zapato de los que le han puesto de marioneta principal.

Ni los que le adulan son tan buenos, ni los que le rodean tan malos. Lo dicho, si no quiere manchar su historial, no se fie los satélites. Cuando llegue el momento le demostrarán que Roma no paga a traidores. Que su paso por la FEB no sea solo una muesca más en su revólver. Solo debe pensar a quién le beneficia que usted sea el presidente de turno. Suerte.

 

Deja un comentario

Cerrar menú